Login

Propuesta Educativa

Ya te hemos dicho en una sección anterior que, a diferencia de otros centros de escritura creativa, nosotros hemos reducido la cantidad de años en que se suelen impartir de los seis o siete habituales, a tres. Pero te queremos contar nuestras razones, porque detrás de esta decisión hay razones de peso.

Uno

Revisando los temarios de escritura creativa, relato y novela de diversos centros de escritura creativa, nos dimos cuenta de que constantemente se repetían los temas y las técnicas. No, no se trataba solamente de una profundización o un recordatorio. Eran, en realidad, los mismos conceptos a los que se volvía una y otra vez. Entonces nos hicimos una pregunta clave: ¿realmente se necesitaban cinco años para enseñar a escribir literatura? La respuesta, como te lo imaginarás, fue no.

Y fue no porque, por mucho que profundicemos, las técnicas son las que son. Otra cosa es la profundidad a la que quiera llevar quien escribe. Pero esa parte del camino se hace solo. Y no se enseña. Pero al mismo tiempo sólo se puede llevar a cabo cuando se conocen y dominan las técnicas.

Justo esa es la base de nuestra propuesta: en cada uno de nuestros cursos aprenderás todo aquello que se puede aprender. No te lo repetiremos de manera evidente, aunque lo estarás practicando ejercicio a ejercicio. Se asume que somos adultos. Y, por tanto, que quien asiste a nuestros talleres, lo hace porque quiere aprender. En ese sentido, te prometemos transparencia y exhaustividad.

Además, te invitamos a que tú mismo revises los temarios de los demás centros, que mires los temarios de sus talleres de escritura creativa, relato/cuento y novela, y compruebes que esto que te contamos es así. Te sorprenderás.

Dos

_MG_0363Pero no fue lo único que pensamos. Durante todo este tiempo que hemos estado enseñando, no nos ha dejado de rondar la razón de por qué sólo hemos enseñado técnicas. ¿Y el estilo, dónde quedaba? Por eso hemos añadido a cada una de nuestras lecciones un texto literario que, en determinadas circunstancias y no siempre, tendrás que imitar. Esta imitación pulirá tu estilo, encontrarás referentes, ampliarás tu registro hasta encontrar el propio, incluso, sin tú darte cuenta, con algún matiz de aquella voz que, sin gustarte, te hipnotizó. Pues al fin y al cabo, la escritura, si no es estilo, no es nada. Y por más que sepas técnicas, si no encuentras tu estilo, de nada servirán.

Tres

De aquí surge la tercera razón de nuestra propuesta: cuando alguien se acerca a un centro de escritura creativa lo hace porque algo dentro de él quiere ver la luz. Es por eso que nosotros nunca te trataremos como un cliente. La escritura no es algo que se venda y se compre como quien va al mercado. Es algo entre pares. Todos nosotros hemos aprendido de nuestros alumnos tanto o más que nuestros alumnos de nosotros. Y para que sea así, necesitamos dedicarnos en cuerpo y alma. Esa es la razón por la que nos negamos a saturar nuestros grupos. Nada de quince, veinte alumnos por clase. Ni siquiera doce.

Por eso ofrecemos diez plazas como máximo en nuestros grupos presenciales, con una plaza extra si las circunstancias lo requieren. 10 + 1. Ni una más.

Y ocho alumnos como máximo en nuestros grupos virtuales, también con una plaza extra si se requiere. 8 + 1. Sólo eso.

Porque todos nuestros alumnos merecen ser atendidos en profundidad y de manera personalizada. Porque merecen ser escuchados, sus dudas, respondidas, sus textos, comentados desde la verdad.

Cuatro

Somos el único centro de escritura creativa de España que ofrece cursos on-line que ofrece una cuota social en sus cursos, cuyo valor es de 40 euros mensuales, sin matrícula.

Lo hacemos así porque no queremos que nadie que quiera hacer un curso se quede fuera por motivos económicos y porque conocemos la brecha salarial entre Europa y Latino América.

Tendrás de todas formas cuatro clases al mes: dos teóricas y dos prácticas, y no será a costa de la calidad, sino que mantendremos el listón muy alto para que des lo mejor de ti mismo.

Nosotros no comerciamos con la literatura. Nuestro objetivo es abrir una puerta desde la literatura misma a quienes quieran cruzarla.  Somos hermanos en el camino, mirando hacia un horizonte común. Si tú aprendes, si tú encuentras tu voz, nosotros habremos cumplido con nuestra parte. El resto del horizonte será tuyo. Y sí, te costará más sudor, pero no más dinero.

Ir a la barra de herramientas